Icono del sitio ESPACIO SARANG

Viaje Corea del sur Seul -Probando cosas nuevas en Seul (6) de nuestra alumna Sara

Viaje Corea del sur Seul -Probando cosas nuevas en Seul (6) de nuestra alumna Sara 13
Viaje Corea del sur Seul -Probando cosas nuevas en Seul (6) de nuestra alumna Sara

Quince días dan para hacer una barbaridad de cosas, sobre todo si te organizas muy bien. Pero si de algo tienes tiempo sí o sí es de comer. ¿Y quién no disfruta probando cosas nuevas? Ya os lo he comentado en los anteriores post, pero vuelvo a insistir: no tengáis miedo a probar de todo. Os sorprenderéis la mayoría de las veces para bien, y las otras… pues bueno, aprendéis, que también está genial.

Y si algo ofrece Corea es la facilidad de probar y comer sus platos tradicionales de la manera más fácil y económica posible. Como en muchos de los países asiáticos son muy comunes los mercadillos de comida tradicional, y los puestos en las calles de comida especialmente “callejera”, que podemos clasificar directamente casi como un tipo de gastronomía coreana específica: tteoboki, hotteoks, panjeon, pescado rebozado, pescado hervido…

La comida callejera es barata y buena, pero no dejéis de ir a restaurantes y probar todas las sopas, arroces y platos posibles, porque a cada cual mejor. Eso sí, ¡ojo con el picante!, os aseguro que volveréis a prueba de fuego.

Viaje Corea del sur Seul -Probando cosas nuevas en Seul (6) de nuestra alumna Sara 1
Viaje Corea del sur Seul comida coreana
Viaje Corea del sur Seul comida coreana
Viaje Corea del sur Seul comida coreana
Viaje Corea del sur Seul comida coreana

El mercado Tongin fue el que más nos gustó en Seúl. Hay una parte dentro de él que no pudimos visitar porque por desgracia estaba cerrado, pero era una zona donde podías intercambiar wons coreanos por la antigua moneda coreana y con ello, comprar platos en diferentes puestos del mercadillo especialmente tradicionales. Todo un lujo que no pudimos probar, una pena. Habrá que volver ¿no? Ya sabéis lo que digo, cualquier excusa es buena.

Sin embargo, el mercado Tongin era literalmente enorme. Este tipo de lugares suelen estar cubiertos, así que realmente no sabes bien su extensión pero a mí me parecía que andábamos y andábamos y aquella aglomeración de puestos de comida no tenía fin. Es cierto que da un poco sensación de demasiada aglomeración pero creo que eso es parte de su encanto. Calles estrechitas rodeadas de puestos de los que salen humo y diferentes olores; y tener que ir esquivando a la gente y hablando alto porque el jaleo de los platos, utensilios de cocina y reuniones sociales es tremendo. Desde luego es un ambiente tan curioso como especial que no os podéis perder. No os esperéis un mercado lleno de lujos, donde todo está ordenado y bien organizado. Los mercadillos de este tipo en este país son caos y tradición al puro estilo coreano. Culturalmente uno de los mejores sitios para darse cuenta de cómo es la vida cotidiana coreana.

Las mayores decisiones que teníamos que tomar durante el viaje era literalmente “dónde queríamos comer” ¡de verdad que eran las decisiones más difíciles! Imaginaros, cientos de puestos con cosas súper ricas para probar y tú solo tienes una oportunidad. Difícil ¿verdad? En este mercado decidimos pararnos en un puesto en el que había una cola inmensa de gente. Era un puesto de brochetas de pollo al parecer muy famoso allí (tenía hasta anuncios de haber salido en la televisión), así que con la buena pinta que tenía y lo demandado que parecía que estaba, decidimos parar allí.

Viaje Corea del sur Seul comida coreana

No os exagero cuando digo que estuvimos más de una hora hasta que tocó el turno para que nos sirvieran. Había mucha gente y eso multiplicado a que cada persona se llevaba de media como de 5 a 10 brochetas, el tiempo era imposible que pasara más rápido. Y atención, porque sólo había un hombre sirviendo. Creo que pocas veces he visto a alguien trabajar tan rápido. Era casi hipnótico verlo. ¿Cómo pedimos la brocheta?  Mediante mímica y el poco coreano que sabíamos hablar, el dueño nos entendió a la perfección. Lo que nosotras no entendimos del todo fue esa salsa que impregnaba el señor en las brochetas. Roja e intensa, y luego cubierta de muchísimo queso y especias.

Viaje Corea del sur Seul comida coreana

¿Buena pinta verdad? Sí, si buena pinta tenía, y muy rico estaba. Lo que pasaba es que eso picaba como si no hubiera un mañana. NUNCA he comido algo que picara tanto. Y sólo teníamos una botellita de agua pequeña para dos. Ahora me río pero os aseguro que en ese momento no me parecía nada gracioso como un niño nos miraba mientras él se comía su brocheta muy feliz y nosotras llorábamos y moqueábamos a cada pequeño bocado. El niño se lo tuvo que pasar muy bien, sí, pero yo no fui capaz de terminarme la mísera brocheta. Y eso que estaba buenísima, pero entendedme, no soy descendiente de dragones.

Después de eso, nos pedimos un  Hotteok relleno de nutella en el puesto de al lado, y creo que nada jamás me ha sabido tanto a gloria como aquel dulce de los dioses.

Si tenéis miedo, o sois más especiales para comer (cosa que ya he dicho que no recomiendo), no os preocupéis, otra cosa que nunca falla es el pollo frito y la cerveza. ¿A quién no le gusta eso? Y si ni con esas, entonces os haréis muy fans del barrio de Itaewon. El barrio “de los extranjeros” por excelencia. Si quieres visitar la zona más internacional de Seúl en todos los aspectos, no dejéis de pasar por allí. Con un ambiente de lo más animado y juvenil, encontraréis muchos pubs donde pasar una buena noche, tomar algo y cientos de restaurantes de comida internacional para los más arraigados a su propia cultura. ¡No os quejéis!

Itaewon también es cuna de una de las tiendas más famosas de Line friends. Para amantes de cualquier objeto cuqui, papelería y bollería cute, es un verdadero paraíso. Y la tienda no es para menos, es casi un museo para hacerse fotos con los personajes de line y bt21. No es para perdérselo, os lo aseguro, no penséis que es una simple tienda.

Viaje Corea del sur Seul LINE FRIENDS Cafe and Store (라인프렌즈 이태원 플래그십스토어)
Viaje Corea del sur Seul LINE FRIENDS Cafe and Store (라인프렌즈 이태원 플래그십스토어)
Viaje Corea del sur Seul LINE FRIENDS Cafe and Store (라인프렌즈 이태원 플래그십스토어)
Viaje Corea del sur Seul LINE FRIENDS Cafe and Store (라인프렌즈 이태원 플래그십스토어)
Viaje Corea del sur Seul LINE FRIENDS Cafe and Store (라인프렌즈 이태원 플래그십스토어)

Nosotras quisimos terminar el viaje de una manera más relajada, así que dejamos para el final el famoso Han River. Nos organizamos un buen paseo en bicicleta por la zona del río de Yeouido y fue estupendo. El día estaba nublado, una pena, pero la temperatura era ideal, y fue muy chulo dar un paseo en bici acompañado de amantes del running y de la bicicleta. Y por si os apetece, por las zonas más verdes a orillas del río hay innumerables tiendas de campaña. Los coreanos se divierten mucho yendo de picnic al río Han a modo camping. No es que duerman allí, pero les gusta resguardarse del sol (por algo tienen la piel tan estupenda), así que entiendo que con una simple cesta y manta de picnic no les vale. Y las sombrillas son solo para la playa, así que una tienda de campaña es la mejor opción.

Y en bici llegamos al punto que queríamos del río Han. Las famosas pero no únicas letras de Seúl. Las famosas I * SEOUL YOU. Unas letras enormes en plena orilla del río espectaculares para hacerse unas fotos de recuerdo. La estampa con el río de fondo  los rascacielos al otro lado del río la hicieron única para terminar nuestro viaje.

Viaje Corea del sur Seul Rio Han I seoul you

Hasta aquí mis dos semanas descubriendo este maravilloso país. Y como sé que aún me quedan muchos rincones por recorrer, posiblemente digo que volveré algún día. Por el momento me quedo con la increíble experiencia que fue, lo buenos momentos que pasamos y la estupenda compañía con la que fui. No puedo negar mi suerte.

Me quedo con la ilusión y las ganas con las que preparamos todo, y me quedo con ese “orgullo” que aun siento cada vez que pienso que me fui tan lejos por primera vez sin ninguna ayuda y sobreviviendo al 100% sin mayores problemas.

Me quedo con la gente de ese país, educada hasta decir basta y dispuesta siempre a ayudar aunque no lo pidas. Con la comida (incluso con la más picante), con su increíble arquitectura y su naturaleza.

Y me quedo con sus noches. Esas que parece que te transportan a un país totalmente diferente. Con sus luces de neón y su cantidad de edificios aglomerados que nunca me llegaron a dar sensación de ahogo.

Espero que hayáis disfrutado tanto como yo haciendo este blog, y de verdad os animo a dar ese paso, intentarlo y saltar hacia Corea. Sé que es difícil por diversas circunstancias, pero aprended a hacerle caso al destino y a aprovechar la oportunidad cuando se os presente. Y recordad, muchas veces las oportunidades las creas tú, así que desde el fondo de mi corazón espero que todos lo que queráis llegar hasta este país, lo consigáis. Yo solo os puedo prometer una cosa: no os arrepentiréis.

¡Muchas gracias por seguirme en esta aventura!

 

 

Articulo escrito por nuestra alumna Sara G(www.instagram.com/g7Sara)

Feature Image Source: ©️Photo by Sara G

Ir a la barra de herramientas